EXPLOSIÓN DE EVANGELISMO

 


Evangelismo es un trabajo de todos los cristianos, y cada uno debemos sentir personal responsabilidad por hacerlo.   Cuando Jesús dijo a sus discípulos: A la verdad la mies es mucha, más los obreros pocos. Mateo 9:37 Se refería a la gran cantidad de personas que aun no saben del plan de salvación a través de Jesucristo, y a las pocas personas  que se deciden a compartir este mensaje.  No solo fue una  invitación abierta a los discípulos de ese tiempo, sino también a los de ahora, el sentir compasión  por esas almas que necesitan de un redentor, e ir compartir que  Jesucristo es la solución. 

Por esto, Explosión de Evangelismo tiene su base en la Gran Comisión: Id por todo el mundo y predicar el evangelio a toda criatura. Marcos 16:15.  No olvidando que como cristianos es nuestro principal  trabajo; transmitir el evangelio hasta el fin del mundo.

 


¿Cómo funciona este ministerio?

Da inicio con un curso de ocho lecciones, impartido por el Pastor Daniel Morris, en donde paso a paso, se va guiando al alumno a entender el valor de compartir el plan de Salvación, al mismo tiempo en que va aprendiendo como hacerlo.  El alumno lleva un manual, y un libro: “Evangelismo Personal” por Charles Neal, que le servirán para ir asimilando cada lección. El curso da inicio cuando ya hay un grupo consolidado. Cada clase es impartida en las instalaciones de la iglesia, los domingos de 5:00 P.M a 6:20 P.M durante el tiempo que dura las ocho lecciones.  En conjunto a estas clases, los días viernes de 7:00 P.M a 9:00 P.M se lleva a la práctica los conocimientos adquiridos durante las clases.  Este día se forman grupos de tres o cuatro hermanos entrenadores de evangelismo y un alumno, que van a visitar contactos o personas que asistieron a la iglesia el domingo. 


Entonces el alumno poco a poco se va familiarizando con el bosquejo de evangelización, que se utiliza durante las visitas para presentar el plan de salvación.  Así que tal vez al principio el alumno solo observa, después ayuda un poco con platica general; en otra ocasión avanza un poco con el bosquejo, hasta que un día pueda decirlo todo sin ayuda de ningún entrenador. A las nueve de la noche todos estamos de nuevo en la iglesia, para compartir los resultados de las vistas, mientras disfrutamos de un refrigerio.

El curso de Explosión de Evangelismo ha sido y es de gran bendición para todos los que lo hemos llevado, ya que a través de el hemos aprendido a pasar de una plática general, a la presentación del evangelio, hasta poder guiar una persona a los pies de Cristo, y no solo eso sino también a ser entrenadores de otras personas para ganar almas.  No estamos siendo dogmáticos con este método evangelístico, sabemos que  podemos ganar almas para Cristo de muchas formas, pero creemos que esta es la más amplia y organizada.

Hermano(a) aprovechemos la bendición de tener este ministerio en la iglesia, y seamos parte de él.  Únete y descubre lo que Dios puede hacer con tu disposición, y espera en su momento la recompensa.

 

Más información: Hermano James Morris.